MITOS SOBRE LA HIPNOSIS

Las siguientes son creencias falsas sobre la hipnosis, seguidas de su correspondiente corrección, probablemente las más extendidas. Aclarar mitos es la mejor manera de empezar a enseñar cualquier cosa.

1. La hipnosis es peligrosa.
La hipnosis no produce efectos secundarios de ninguna clase.
No es posible inducir a alguien hipnotizado a hacer o decir aquello que en condiciones normales no haría, o no diría.

2. Puedes quedarte «en Trance» para siempre.
La hipnosis no implica ninguna pérdida de conciencia por lo que nunca se pierde la capacidad de hacer cualquier cosa que uno decida, el trance referido es un estado voluntario.

3. La hipnosis no existe, todo son mentiras de espectáculos.
Los espectáculos pueden utilizar mejor o peor la hipnosis y pueden contar con actores o no. Los buenos hipnotizadores jamás utilizan compadres o compinches ya que pondrían en serio riesgo su prestigio. Por otra parte la hipnosis clínica o terapéutica se ha venido utilizando desde hace más de un siglo con resultados excelentes. Médicos, dentistas, psicólogos e hipnoterapeutas ayudan a miles de personas diariamente a dejar de fumar, superar fobias y neutralizar la ansiedad o perder peso, gracias a esta técnica.

4. Es posible hipnotizar a algunas personas, pero sólo a débiles de mente.
La concentración y la imaginación son imprescindibles para acceder al estado hipnótico, y esas son cualidades definitorias de la inteligencia, por lo que los mejores sujetos para ser hipnotizados son aquellos que poseen una buena inteligencia, aunque prácticamente todo el mundo puede ser hipnotizado.

5. Es posible hipnotizar, pero requiere de muchas horas y mucho esfuerzo.
Dependiendo de la habilidad del hipnotizador y de las cualidades de la persona a hipnotizar a veces bastan unos minutos para alcanzar un estado de hipnosis profundo y muy útil.

6. Los hipnotizadores tienen poderes.
El aspecto externo de a hipnosis, particularmente de la hipnosis de espectáculo puede hacer que se mezclen ideas y quede la sensación de que el hipnotizador posee un “don mágico” que “vulnera” la voluntad de las personas y la modifica a su gusto. Nada más lejos de la realidad, los hipnotizadores son profesionales cuya formación les permite aplicar una técnica con eficacia. Algún hipnotizador puede contar con mejores cualidades para la comunicación, que redundarán en su eficacia, o puede tener una imagen y voz cautivadoras, pero nada mágico se esconde tras la hipnosis.

7. Estando hipnotizado pierdes toda tu voluntad.
Ya se ha dicho, pero conviene matizar que una persona hipnotizada no hará nada que no hiciera en su día a día, y sus cualidades como sus principios no se ven alterados de forma alguna. Muy al contrario, la relajación y la seguridad en uno mismo se incrementan en estado de hipnosis y se refuerzan así la voluntad y la confianza en las propias decisiones.

8. Estando hipnotizado te pueden obligar a contar tus secretos.
La hipnosis no modifica la voluntad, y por tanto no impide a alguien mentir. Si la hipnosis sirviera para obtener la verdad los jueces tendrían hipnotizadores a su servicio.

9. Un hipnotizado es como un robot.
Las personas en estado de hipnosis automatizan ciertas conductas, pero este automatismo aunque parezca irreflexivo pasa siempre por el tamiz de los propios principios.

10. Se puede perder la memoria por haber sido hipnotizado.
La memoria permanece inalterada durante todo el proceso de la hipnosis, aunque en algunas sesiones concretas se puedan inducir pequeños episodios de amnesia temporal y concreta. Incluso la información que es “borrada” durante esas pequeñas lagunas, se recupera posteriormente con facilidad ya que en verdad nunca ha sido eliminada de nuestro cerebro.

Hay más por supuesto, pero estás aclaraciones suelen neutralizar los miedos y prejuicios más extendidos, debidos casi siempre a la poca información seria que se encuentra sobre la hipnosis al alcance del público en general.

Germán Rehérmann, Hipnoterapeuta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *